La teoría del vinculo se basa en el descubrimiento científico de que los seres humanos estamos biológicamente diseñados para conectarnos unos con otros y los patrones que se establecen en la temprana infancia tienden a persistir a lo largo de nuestra vida.

El patrón de relación con los padres y el tono afectivo del mismo tiende a persistir a lo largo de nuestra vida adulta y nos determinará en como perseguimos la relación con los demás y cómo vemos el mundo y nuestro lugar en el.

De todos los vínculo que establecemos el de pareja es en el que se manifestará de manera más imperiosa el patrón de vínculo primario.