El vínculo que establecemos con nuestra madre o las personas que nos cuidaron al ser bebés se conoce como:
Vínculo temprano.
Este vínculo influenciará nuestras futuras vinculaciones con otras personas (principalmente la pareja) así como la forma en que nos percibimos frente al mundo y creemos que el mundo nos percibe.