Los conflictos de pareja nos enferman mental y físicamente, llegando incluso a aumentar la probabilidad de accidentes de tráfico, e inevitablemente, causan problemas en los hijos.